Flora y Fauna

  • fauna-bandurria
  • fauna-tonina
  • fauna-pescador
  • fauna-nalka
  • fauna-Sea-Lion
  • fauna-bauda

La observación de Flora y Fauna en la Patagonia Chilena es una actividad fascinante y sencilla de realizar, ya que no requiere equipo especializado, solamente es necesario desplazarse con cuidado y respeto por el ecosistema en el cual Ud. ingresará y contar idealmente con chaqueta, pantalones y zapatos impermeables.
En general en Chile no existen animales peligrosos para el ser humano,como grandes carnívoros o serpientes venenosas. El depredador más grande, el Puma, normalmente teme la presencia del hombre y prefiere alejarse de este. Solamente existen 3 tipos de arañas venenosas, pero con una muy baja tasa de incidentes.Destacan en esta región el Puma, el gato Güiña , el Zorro Culpeo, el Huemul, el Pudú (un pequeño tipo de ciervo), el Huillín.

La región de Aysén es un lugar privilegiado para la observación de aves, ya que por la escasa intervención del hombre, la mayoría de las aves no temen su presencia y es posible verlos a escasos metros. Incluso es posible que el curioso Chucao se acerque a Ud. Las aves que más destacan en esta región son el majestuoso Cóndor Andino, el Flamenco, Caiquenes, Bandurrias, Tiuques y Halcones, el simpático Martín Pescador, el curioso Chucao, los Colibrí o Picaflores y una variedad de aves marinas tales como el Cormorán, el Pingüino de Humboldt, el Albatros, entre otros.
También se encuentran varias especies de animales en peligro de extinción, cuyos hábitats han sido declarados áreas Silvestres Protegidas o Parques Nacionales. En los canales y fiordos se encuentra una una rica población de vida marina, entre la cual destacan los cetáceos, lobos de mar y aves marinas.
La flora autóctona de Aysén se caracteriza por zonas de impenetrables bosques de Coigües, Canelos,Tepas, Lumas, Tiacas y Mañios, acompañados de un sotobosque de Nalcas, Quilas, Chilcos y una innumerable variedad de helechos.
En primavera (octubre a diciembre) es posible observar delicadas orquídeas (codonorchis lessonii) en el Parque Nacional Queulat , junto a numerosos tipos de musgos y helechos en los densos bosques nativos.
En las zonas cordilleranas más altas encontramos las hermosas lengas que tornan sus hojas en un color rojo intenso en otoño.
En el sector más abierto de la pampa patagónica, la vegetación se caracteriza por árboles de menor altura para soportar la acción del viento, como el ñire, y pastos esteparios que soportan las bajas temperaturas y la nieve, como el coirón o festuca magellánica.
También en primavera, los caminos son enmarcados por interminables hileras de lupinos de intenso color azul, rosado, amarillo y blanco, presentando un maravilloso espectáculo al pasar.