Parque Nacional Queulat

  • queulat-mirador
  • queulat-bosque
  • _AAA3944
  • queulat-cascadas
  • _BBB3916
  • ARTE11D4-PN-QUEULAT-copyM-copia

Ubicado en los 44º 22' de latitud sur y 72º 25' de longitud oeste, el Parque Nacional Queulat se encuentra en la provincia de Aysén, y el Sector Ventisquero Colgante a tan sólo 15 minutos desde el embarcadero de Puyuhuapi Lodge & SPA, en la Carretera Austral, en la vertiente occidental de la Cordillera de los Andes. Su cumbre más alta es el cerro Alto Nevado, con 2.255 metros sobre el nivel del mar, desde el cual nace el impresionante Ventisquero Colgante.

En su superficie de más 154 mil hectáreas, gran parte de las cuales aún permanecen inexploradas, es posible encontrar un extraordinario ambiente con selva virgen, fiordos, canales, glaciares y campos de hielos. Sus laderas rocosas, valles profundos y escarpados e impresionantes nevados y ventisqueros, muestran los vestigios de glaciaciones ocurridas hace miles de años. El clima es húmedo, con abundantes precipitaciones durante todo el año, que alcanzan entre 3.500 a 4.000 mm, y en los distintos sectores del Parque la temperatura anual promedia entre 4° y 9° C.

La flora y la fauna son muy ricas. En su vegetación de bosque siempreverde se encuentran coigües, tepas, lumas, arrayanes, tineos, mañíos, canelos, ciruelillos y un soto bosque con gran variedad de helechos, coicopihues, orquídeas, enredaderas, quilas, chilcos (fuchsia magellánica) y enormes nalcas.
Numerosas aves integran la fauna, como el carpintero negro, picaflor, torcazas, avutardas, el hued-hued, la cachaña, el martín pescador, variedades de patos y el chucao. También habitan pudúes, que son los ciervos más pequeños del mundo; zorro culpeo, puma, guiña. Además, en las aguas del Fiordo Queulat y del Seno Puyuhuapi es posible avistar toninas, lobos marinos y una gran variedad de aves marítimas, como garzas y los hermosos cisnes de cuello negro, entre otros.

Explorando los senderos que penetran los bosques es una experiencia hermosa, en compagina constante del canto de los pájaros, del sonido de las aguas y de las vistas sorprendentes. La cascada principal en el Parque Nacional, cae desde el Ventisquero Colgante desde gran altura a un acantilado en cuya base, a través de los años, se ha acumulado material debido a avalanchas y deshielos. Cuando hay desprendimientos producen un gran estruendo que causa admiración.